La RAE, una criminal en serie… o no

El verbo ir se encuentra en estado crítico tras haber sido herido en la segunda persona del plural del imperativo con un iros.

Los responsables del macabro crimen, miembros de la banda terrorista RAE, siguen en libertad sin cargos a pesar de sus constantes amenazas contra la integridad y pureza del español. Tras uno de los ataques, este idioma ya tuvo que ser amputado la tilde de solo.

“Estamos indignados y pedimos cadena perpetua para los agresores”, declara un purista mientras lava la lengua de Cervantes con jabón, “que les encierren pa siempre; san acabao las tonterías”, sentencia.

Según ha confirmado Arturo Pérez-Reverte, portavoz y cabecilla de RAE, la banda no está dispuesta a negociar el desarme y amenaza con no parar los ataques hasta que todos los españoles hablen “como si no hubiesen abierto un libro en su vida”.


Después de que la Real Academia anunciara que aceptará la forma iros, se ha desatado la polémica y muchos se han echado las manos a la cabeza preguntándose cómo la RAE ha podido cometer tal atrocidad. ¿Acaso ya no limpia, fija y da esplendor?

Efectivamente, no. La RAE dejó hace tiempo de ser la defensora de un lenguaje prescriptivo basado en normas que todos los hablantes están obliados a seguir. La RAE, que no es una criminal, tampoco es la policía, y su función no consiste en condenar el mal uso de la lengua. Sin embargo, muchos creen que, aun hoy en día, la RAE nos dice cómo hablar y cómo escribir.

En realidad, la función de esta institución es meramente descriptiva: documentar la forma en que los hablantes del español se expresan para ayudar a gente como Mike y Ana.

Mike, un motivado estudiante de español y fan del subjuntivo, llega a España a poner en práctica sus conocimientos y a probar el jamón. Mientras camina por la calle repasando los pasos básicos del flamenco (“cojo la manzana, me como la manzana”), oye a un nativo gritar algo muy español: “iros a la mierda”. Mike, que conoce de sobra tan escatológico significado, se da cuenta de que, sin embargo, la palabra iros no se encuentra en su enciclopedia mental. Mike, confuso pero deseoso de despejar sus dudas, coge su diccionario español-guiri, guiri-español y pasa las páginas

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s